Instalada en la azotea del Círculo de Bellas Artes, uno de los centros culturales privados más importantes de Europa, la “Azotea del Círculo” es un proyecto gastrocultural único, situado en un enclave absolutamente privilegiado por su localización, por la belleza del edificio y por sus vistas; de hecho es conocido por ser uno de los mejores miradores de Madrid.
Abierta desde las 9 de la mañana para los más madrugadores (a las 11 los sábados y domingos), la Azotea del Círculo es un espacio para que las aves nocturnas disfruten hasta la madrugada.
Desayunos, aperitivos, comidas en Tartan Roof, conciertos, cócteles y un sueño hecho realidad con Madrid como telón de fondo.

Pertenece al equipo de Grupo Azotea

Detrás de este proyecto, se encuentra la periodista Cristina Lasvignes que a nivel gastronómico cuenta con la colaboración del chef ejecutivo Javier Muñoz-Calero.
Cristina es una periodista madrileña que ha participado en programas como Un equipo (Cuatro) o Tal Cual (Antena 3). Amante de la radio, presentó y dirigió el programa de la SER Hablar por hablar y Las mañanas Kiss en Kiss FM. En octubre de 2015 comienza a presentar el magazine Esto es Vida en TVE.

La cocina para Javier Muñoz-Calero es un viaje alrededor del mundo. Se ha formado en Suiza, Francia y Tailandia y ha trabajado con algunos de los grandes maestros como Hilario Arbelaitz, Sergi Arola o Carme Ruscalleda.

Un restaurante llamado Tartán, fue su primer buque insignia y en 2012 abrió la Neotasca Muñoca y el desenfadado Perrito Faldero, en Chueca. Su trayectoria ha seguido imparable con Tartan Roof.

Cocina Conciencia es un proyecto de integración socio-laboral de menores y jóvenes en el sector de la gastronomía mediante la contratación laboral de jóvenes españoles e inmigrantes de entre 16 y 25 años que se encuentran sin referentes familiares y en situación de exclusión social.

Este es parte de nuestro equipo de cocina. Gracias al duro trabajo de todas las personas que hacen posible TARTAN ROOF conseguimos que nuestros clientes tengan una experiencia gastronómica inolvidable.

El proyecto decorativo ha querido respetar la arquitectura y las espectaculares vistas de Madrid. Para ello el estudio Cuarto Interior ha creado un proyecto efímero, simplemente “posado” en el edificio y pensado para potenciar las vistas sin ser intrusivos.

El mobiliario, de aire vintage e industrial, está dispuesto para que el visitante nunca de la espalda a las vistas de la ciudad. Piezas de diseño como la Silla Tolix, el Sillon NIDO de Expormin, el Sillón Lisboa de Resol y los faroles y mesas iluminadas de Vondom, contribuyen al disfrute visual del espacio. Para proteger del sol varias pérgolas se recubren de mallas perforadas color desierto.
Y por la noche la terraza cambia por completo: una iluminación suave inunda el espacio manteniendo el nivel lumínico muy bajo para que, una vez más, la vista de la ciudad sea la protagonista.